Mediación para el cuidado de progenitores ancianos

mediation-elderly-es

Mediación para el cuidado de progenitores ancianos

El creciente aumento de la esperanza de vida comporta que, cada vez más, existan en nuestra sociedad más progenitores que necesitan de la ayuda de sus hijos/as.

Hablar con progenitores ancianos de su seguridad y de su salud no resulta nada fácil. En momentos difíciles, la decisión de un hermano puede tener un impacto emocional en otro hermano. El percibir favoritismo de uno de los progenitores hacia un hermano/a puede crear conflictos, a la vez que el hermano/a sobre quien recae la responsabilidad de los cuidados cotidianos puede sentirse sobrecargado.

Incluso familias que funcionan de manera armónica pueden experimentar tensión al enfrentarse a dificultades relacionadas con el cuidado de progenitores ancianos. Por ley, los hijos son responsables por igual del cuidado de los progenitores ancianos, aunque tradicionalmente el peso cae sobre los hombros de uno de ellos, sea por factores de género o proximidad geográfica.

 

La mediación ayuda a las familias a llegar a acuerdos sobre el cuidado de sus progenitores ancianos y sobre los temas económicos involucrados.

¿Qué ventajas comporta la Mediación Familiar en el cuidado de progenitores ancianos?

La mediación familiar va más allá de alcanzar los acuerdos específicos.

  • Ayuda a desbloquear la comunicación para hablar de temas importantes antes de que sea demasiado tarde
  • Los progenitores ancianos mantienen su dignidad y autonomía al estar involucrados en la decisión sobre su cuidado
  • Hijos e hijas pueden dividirse las responsabilidades económicas y de su cuidado, aunque no vivan cerca de sus progenitores
  • Los miembros de la familia colaboran para crear un plan según sus circunstancias particulares
  • Mejora la comunicación y las relaciones familiares
  • Se reduce el estrés familiar